martes, 12 de agosto de 2008

La increible historia del hombre que confundía las expresiones "bote de tomate" y "coño de tu puta madre"

Existió una vez un hombre con una curiosa enfermedad: confundía la frase "bote de tomate" con esta otra, "coño de tu puta madre", y las usaba indistintamente cambiando la una por la otra en cualquier ocasión.
Esto creaba situaciones curiosas pero muy embarazosas para este hombre, por ejemplo, cuando estaba comiendo a lo mejor le decía a su hijo: -Pásame el coño de tu puta madre que me eche un poco en los tallarines. Y el hijo le contestaba: - que te lo pase ella que a mi me da asco tocarlo.
Una vez en el supermercado también ocurrió algo parecido; al pasar junto a la estantería de las salsas el hombre preguntó a su mujer: -¿Qué prefieres, salsa tártara o el coño de tu puta madre?- y como la mujer conocía su enfermedad en vez de contestarle mal, se comportó y le dio la respuesta más educada que se le ocurrió: -Mejor salsa tártara, que mi madre está muerta hace siete años y no se que tal sabor tendrá.
Para colmo este hombre no podía ni meterse en una pelea, porque la gente se le acababa riendo. En una ocasión discutió en la cola de la carnicería con un hombre que se le había colado, y cuando la situación se puso muy tensa él le gritó: -¡¡Me cago en el bote de tomateeee!!- Y la gente se le rió en la cara.

Con el tiempo este hombre decidió que tenía que operarse, pero como de lo que se operó fue de la cadera, que la tenía mal, siguió sufriendo esta extraña enfermedad.

Fin de la anécdota.

By Sun.

1 comentario:

Yeti dijo...

Esta es de la clase de historias que me conmueven. Me he emocionado. Sólo me ha faltado estar bebiendo para montar un aspersor.

SUERTE